Mural por el Día Internacional para la Reducción de los Desastres

En el marco del Día Internacional para la Reducción de los Desastres, celebrado el sábado 13 de octubre, la Escuela N° 6341 Juan de Garay llevó adelante una intervención artística vinculada a la temática en el entorno del establecimiento. Así, mientras algunos de los niños y niñas pintaban el multicolor mural, otros jugaban a las preguntas y respuestas aprendiendo sobre los riesgos hídricos, la limpieza de los desagües, la crecida de los ríos, o sobre la separación de la basura.

La actividad tuvo lugar frente al edificio escolar ubicado en Blas Parera 8785, en el norte de la ciudad, formó parte del cierre del proyecto “Las escuelas como protagonistas en la Reducción de Riesgos de Desastres” que se implementa desde 2016 junto con el Gobierno de la Ciudad.

Este año el contenido escolar sobre la temática tuvo la particularidad de sumar una muestra itinerante al cumplirse 15 años de la inundación de 2003. Más de 20 escuelas han participado de esta actividad, cuyos objetivos se resumen en estos dos puntos: incorporar la temática de Gestión de Riesgos en la escuela, generando instancias de concientización sobre los riesgos del territorio y promoviendo una cultura preventiva; y analizar con los docentes y alumnos las características del espacio geográfico de la ciudad y sus problemáticas, las obras de protección ante las crecidas, el sistema de drenaje ante lluvias y las medidas necesarias para afrontar una emergencia hídrica.

Experiencia enriquecedora

“Cuando nos visitaron desde el área de riesgo tomamos a un grupo de chicos a los que les interesaba la temática, y ellos se engancharon muchísimo. Desde ese momento comenzamos a trabajar sobre qué eran los riesgos hídricos y la vulnerabilidad, y recordando la inundación de hace 15 años con fotos, videos e información, porque ellos no la vivieron”, contó Gabriela, una de las docentes que participó de la actividad.
“Además, aprendieron cómo cuidar el medio ambiente a partir de la separación de basura, cosa que cuesta todavía, más en los mayores que en los chicos. Y plasmaron qué es lo que más les gustó en un bosquejo que están pintando en el mural, y que muestra lo que ellos piensan y sienten, y lo que uno trata de transmitirles de lo que no conocieron. Realmente fue una experiencia muy buena: a los chicos les gustó participar, se comportaron con mucho respeto, y los felicitaron por su actitud”, sintetizó la docente.

RELACIONADAS

Santa Fe y Medellín compartieron experiencias de desarrollo local

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *